Comisión de Asuntos Universitarios

Coordinadorxs

Elian Griva

Azul Colletti

Integrantes

Fabio Freggiaro.

Paula Ferreyra Soule.

Marcos Torales.

Abi Zoppi.

Roberta Dignani.

Emanuel Rodriguez.

Correo Electrónico: casapatriarosario@gmail.com

Diagnósticos y Desafíos 2021

Nuestros valores

El Peronismo Universitario se integra como una Comunidad Organizada de docentes, no docentes, de estudiantes, de graduadxs, de sindicatos y de agrupaciones políticas y científicas distribuidas en todas las instituciones de la Argentina. Nuestros valores fundamentales son:

-          El compromiso de lxs académicxs con la Nación y la búsqueda de soluciones a los problemas económicos, políticos y científicos de nuestro pueblo.

-          La construcción de una universidad popular e igualitaria continuando el espíritu de la sanción de la gratuidad de la universidad decretada en el año 1949;

-          El impulso al federalismo cultural y científico y el reconocimiento del valor del saber popular y regional en todas sus expresiones.

-          El apoyo a la construcción de un continente Latinoamericano unido y consustanciado en la edificación de un presente y de un futuro de libertad e igualdad compartido.   

 

Los desafíos del peronismo universitario

 

Desde el año 2919 el Gobierno Nacional empezó a trabajar en la formulación e implementación de políticas estratégicas universitarias. Se recuperó el plan de obras en universidades, se relanzaron los programas de becas y se crearon proyectos especiales fundamentales, como el orientado a la formación profesional y en oficios.

 

Las universidades fueron puestas, nuevamente, como consultoras fundamentales del Estado iniciando un dialogo fructífero para la búsqueda de soluciones nacionales y el gobierno lanzó iniciativas estratégicas como el PISAC-COVID y el Programa Argentina Contra el Hambre. 

 

El peronismo universitario tiene que acompañar la reconstrucción de la Argentina en el terreno económico, social, cultural, científico e institucional. En esta crítica situación histórica, afirmamos nuestros valores y decimos sin dudar que primero está la patria: nuestras instituciones tienen que ser activas en la búsqueda de construcción conjunta de soluciones nacionales.  

 

Alberto Fernández reiteró su voluntad de introducir la discusión sobre una nueva Ley de Educación Superior. Para poder dar este debate de manera integral, proponemos la formación de un Consejo Federal que convoque a un gran debate nacional que incluya, al menos, los siguientes postulados:

 

  • Acompañar las investigaciones y los desarrollos científicos tendientes a la resolución de los problemas de salud actuales y futuros de nuestro pueblo. En este particular momento histórico, la Comunidad Organizada universitaria tiene que ser una activa promotora de la búsqueda de las soluciones que requiere el pueblo para resolver los desafíos del COVID-19. Las carreras vinculadas a la salud, los laboratorios y todas las disciplinas y miembros de la universidad tienen que trabajar activamente en la lucha contra la Pandemia.  

 

  • Profundizar las acciones solidarias de apoyo a los sectores humildes en situaciones de vulnerabilidad social y sanitaria. En 2019 el Gobierno recibió un país en recesión económica. La pandemia profundizó los problemas sociales ocasionando un aumento de la pobreza y del desempleo. En este marco, la Comunidad Organizada universitaria tiene que ser solidaria con el pueblo contribuyendo junto al conjunto del Estado y a lxs representantes sociales, a atender las carencias y las exigencias diarias de lxs más necesitadxs. 

 

  • Impulsar carreras y recorridos educativos técnicos y científicos estratégicos orientados a la independencia económica y a la reinserción laboral de los jóvenes. La Comunidad Organizada universitaria tiene que acompañar la reconstrucción productiva del país y tiene que ser promotora de recuperación de las fuentes de trabajo. Debemos generar un marco institucional para la capacitación y la reinserción de lxs jóvenes en la educación y en el mundo del trabajo. Tenemos que apoyar la educación profesional y técnica y las investigaciones tendientes a fomentar la innovación y el desarrollo de cadenas de valor.

 

  • Impulsar una mayor articulación con las organizaciones libres del pueblo y con lxs representantes de la producción, del trabajo y la cultura.  El gobierno universitario debe ser abierto al pueblo. Nuestras carreras e investigaciones deben ser el producto del dialogo con lxs representantes de la producción, del trabajo y del conjunto del Estado. Tenemos que construir una agenda compartida, tendiendo a la formación de profesionales consustanciados con la realidad en la que viven y comprometidos con los protagonistas de cada región.

 

  • Seguir bregando por el cumplimiento efectivo de los Convenios Colectivos de trabajo docente y no docente y por el aumento de la inversión nacional en educación superior y actividades de I + D. El peronismo universitario tiene que ser el impulsor y el garante del cumplimiento de los derechos laborales aprobados por los Convenios del 2006 y del 2015. Asimismo, tenemos que seguir promoviendo la mejora de las condiciones de nuestra labor.  Consideramos un fundamental avance a la Ley 27614 de Financiamiento del Sistema Nacional de ciencia, tecnología e innovación. En línea con esta norma, vamos a impulsar el crecimiento paulatino y contante de la inversión en las universidades.

 

  • Trabajar en la federalización educativa y en la consolidación y fortalecimiento de las universidades atendiendo sus diferentes niveles de desarrollo.   Durante los gobiernos de Néstor y de Cristina Kirchner conseguimos que todas las provincias tengan, al menos, una universidad nacional. Ahora es momento de la sintonía fina y de trabajar por una distribución federal de la inversión y de los recursos humanos en educación y ciencia, potenciando las áreas estratégicas y la construcción de un sistema educativo regional.  Seguiremos apoyando el federalismo cultural y el reconocimiento y potenciamiento de las expresiones literarias, artísticas y folclóricas de todo el país.

 

  • Impulsar acciones tendientes a garantizar el ingreso, la permanencia y el egreso de lxs estudiantes, favoreciendo la igualdad de posibilidades sociales, de género y étnicos. Somos conscientes acerca de que el ingreso a la universidad no consagra el derecho a la educación y que hay una alta deserción. Tenemos que trabajar para logra la retención y el efectivo egreso de todxs lxs jóvenes que ingresan a nuestras aulas, eliminando todo tipo de discriminaciones de clase, religión, nacionalidad o género.

 

  • Impulsar programas de articulación con la educación media y con el conjunto de la educación superior. Para poder bajar la deserción estudiantil es fundamental el trabajo articulado con el nivel medio, preparando a lxs jóvenes a la vida universitaria y acompañándolos en la búsqueda de vocaciones. La LES actual incluyó los CPRES y el Consejo de Universidades como ámbitos para la articulación: propondremos mejorarlos y fomentaremos las modificaciones que sean necesarias.

 

  • Apoyar la formación de una cultura nacional y sudamericana que favorezca la integración regional en todos los campos y la construcción de una ciencia para la soberanía y la justicia social. El Peronismo universitario seguirá trabajando por la construcción de una ciudadanía universitaria regional. Tal desafío, supone reformas institucionales en el MERCOSUR, la CELAC y en todas las Carteas Nacionales de cada país.  Además, propugnaremos un cambio de conciencia en nuestras universidades fomentando investigaciones, congresos, intercambios y recorridos educativos compartidos con todos lxs estudiantes y trabajadorxs, docentes y no docentes de Iberoamérica.

 

  • Fomentar las nuevas experiencias de educación virtual y fortalecer los programas de inversión en infraestructura y tecnología. La pandemia obligó a las universidades a virtualizar los circuitos administrativos y la función educativa. Esta experiencia debe servir para conocer los defectos y las fortalezas pedagógicas y culturales de la educación a distancia. Asimismo, tiene que permitirnos planificar e implementar la construcción de la infraestructura que sea necesaria para resolver el atraso tecnológico y garantizar la educación en esta modalidad.

 

  • Promover un sistema institucional y normativo que simplifique las gestiones académicas y administrativas, que consolide la trasparencia en la ejecución de recursos y que fomente una democracia participativa y activa de todos los sectores. La Comunidad Organizada universitaria tiene que trabajar activamente para hacer más eficiente su tarea. La experiencia de la pandemia nos condujo a virtualizar circuitos y trámites y es una buena oportunidad tomar este desafío como una posibilidad de agilizar la gestión y simplificar muchos trámites.

  • Tenemos que seguir bregando por la transparencia en la ejecución de nuestros presupuestos. Debemos construir sistemas de ingreso y de evaluación permanente de nuestros docentes y no docentes fomentando que sean la capacidad, la idoneidad, la calidad académica y el servicio público los valores fundamentales del ingreso al Estado.

 

  • El rol de las universidades públicas en la producción y democratización del conocimiento. La universidad pública es una maquinaria que debe producir conocimiento y orientarlo al bien común. En este sentido se expresó la idea de “una nueva epopeya” basada en la inclusión tecnológica, dado que el acceso y el uso de las tecnologías es determinante para el desarrollo social, productivo y cultural de los pueblos. La universidad es un vehículo de trasformación, es por ello que "no puede ser neutral", tiene un fuerte compromiso con los principios y valores democráticos que promueven la igualdad en el conjunto de la sociedad. Debemos priorizar la realización de un modelo institucional de calidad académica con inclusión social. Esto significa un posicionamiento político y epistemológico fuerte, en contra de la falsa idea que postula como alternativa calidad o inclusión.

 

  • El rol de la universidad en la producción y el trabajo. La institución tiene que ser popular, abierta, gratuita, cogobernada en igualdad de participación entre los claustros y tiene que impulsar el ingreso a las aulas sin distinciones sociales, de género o regionales. Lxs hijxs de lxs trabajadorxs y de lxs pequeñxs empresarixs deben poder concurrir a la universidad elevando el nivel cultural y científico de las regiones dónde las instituciones actúan. La universidad tiene que integrase a un proyecto nacional de desarrollo. Deben caminar juntos el proyecto de país y el proyecto cultural y científico de universidad. Con este fin, la institución puede promover Consejos Sociales con delegados con voz y voto en los órganos de gobierno. Estos ámbitos servirán para articular la tarea de los académicos con los anhelos y con las propuestas de los delegados de la producción, de la cultura y del trabajo de cada región. Las carreras y las investigaciones deben atender, fundamentalmente, las demandas productivas y sociales de cada zona.

 

  • Democrática política y derechos laborales de la comunidad universitaria. El ingreso a la universidad y los derechos políticos a participar del cogobierno no pueden ser cercenados por discriminaciones sociales, de género o de origen étnico y cultural. Desde el Frente de Todos Universitario impulsaremos un debate sobre la democratización del cogobierno, que tienda a la participación armónica de docentes, no docentes, estudiantes y graduadxs. Fomentaremos los Consejos Sociales y las diversas formas de articular la vida interna de la institución, con los representantes de su contexto.

 

Seguiremos afirmando la centralidad y la vigencia de la actividad sindical universitaria y de los Convenios Colectivos de trabajo docente y no docente sancionados durante los gobiernos de Néstor y de Cristina.

 

El peronismo universitario apoyará todas las acciones del Gobierno Nacional tendientes a garantizar la soberanía política, científica y tecnológica, a alcanzar la independencia económica y a consolidar la justicia social en nuestro pueblo.

 
aaaaaaaaaaaaaaaa-04-04-04-04.jpg