Comisión de Economía

Coordinadora

Julieta Chipolloni

Integrantes

Agustina De Stefano Parma.

Federico Sid.

Marisa Capelano.

Nahuel Escalada.

Daniel Miño.

Ruth Segovia Lescano.

Correo Electrónico: casapatriarosario@gmail.com

Diagnósticos y Desafíos 2021

Mediante el presente documento planteamos los lineamientos generales que hacen al funcionamiento de la Comisión de Economía de Casa Patria Rosario.

  • La estructura de la Comisión se divide en dos áreas de trabajo:

  1. En primer lugar, se buscará comprender el rol del Estado en la economía, a partir del estudio de sus herramientas distributivas y solidarias, como de control y regulación. Pues entonces se trabajará la cuestión organizacional de la comunidad poniendo el énfasis en la materia tributaria y presupuestaria de los gobiernos locales, el provincial y el nacional; y en los programas de recuperación y reconstrucción del Estado frente a la crisis generada por el neoliberalismo y la pandemia.

  2. También se hará un análisis micro y macro de la actividad económica con perspectiva de género, soberana y federal. Esto implica estudiar e investigar los instrumentos legales y técnicos en las que se apoya la misma; las instituciones y respectivos funcionamientos; y las políticas públicas aplicadas por los distintos niveles de gobierno. De este análisis surgirán artículos de divulgación para redes sociales y formación de los y las integrantes del espacio.

Ambas áreas han de comulgar en un proyecto común.

Objetivo General

Desde la capacitación, el análisis y la investigación económica contribuir a una lectura política, humana y social en beneficio de los sectores que más impulso necesitan de parte de las instituciones del Estado.

Objetivos Específicos

  1. Realizar análisis de las variables micro y macroeconómicas, aportando a las políticas públicas nacionales, provinciales y locales, datos y contenido con perspectiva federal, inclusiva y de género en virtud de una mayor redistribución del ingreso.

  2. Lograr que el Comercio Exterior sea una herramienta fundamental para el desarrollo, democratizando el conocimiento sobre los principios básicos.

  3. Brindar al espacio político MAS Patria y a la Senadora Nacional María de los Angeles Sacnun visiones alternativas sobre la relación entre economía y feminismo esbozado en el concepto de economía del cuidado.

 

Introducción

Entendemos la economía desde esquemas solidarios que contribuyan a la búsqueda de la realización de la persona y su familia. En esta comunidad ni el hombre ni la mujer son pensados como una mercancía, mucho menos la ganancia empresarial o la renta del sistema financiero es la premisa ordenadora. El trabajo no solo se comprende desde la satisfacción de las necesidades materiales, sino también como ordenador social y espiritual de la comunidad.

La economía argentina ha sido golpeada por dos pandemias en los últimos cinco años: la del neoliberalismo y la del coronavirus. Esto nos deja una economía concentrada y extranjerizada, cierre de pymes, y economías familiares devastadas.

Es un desafío para el gobierno nacional brindar las condiciones que garanticen la pronta recuperación a través del valor agregado en origen, con generación de empleo de calidad en todos los territorios, priorizando los sectores más postergados tales como las mujeres y la comunidad LGBTIQ+.

Fomentar la competitividad en los productos para que Argentina pueda convertirse en una plataforma de exportación popular, democrática y federal. Frente a la coyuntura actual es prioridad poner todos los sectores de la macroeconomía al servicio de la producción. Planteamos el crecimiento con inclusión social.

Es necesaria una reindustrialización del país, donde todos los agentes económicos tanto productivos como financieros deben plantearse y planificarse estructuralmente para estar al servicio de la producción.

Resolver las brechas de género y brindar una solución a la crisis actual de cuidado de personas.

 

El presente proyecto abordará 3 ejes temáticos:

1. Reforma tributaria para la recuperación económica

A fines del 2019 se había declarado la emergencia económica, financiera, tributaria, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética sanitaria y social, a partir de la profunda crisis económica, y bajo los condicionamientos de la enorme deuda contraída en años anteriores. Apenas tres meses después se declaró la pandemia, la cual trajo nuevas prioridades y cambió toda la dinámica, frenando la actividad económica y exigiendo una gran inversión por parte del Estado para la contención sanitaria y social. Durante el 2020, el Poder Ejecutivo Nacional y el Congreso de la Nación han realizado diversas reformas para estimular la producción y el consumo protegiendo el empleo, mientras se atenuaba el impacto de la pandemia.


Entre las medidas de emergencia provisorias estuvieron el IFE, ATP, REPRO, eximición de impuestos, prohibición de despidos y créditos a tasas negativas. También se formalizaron promesas de campaña y reformas planificadas para el largo plazo, como la reforma de las alícuotas de ganancias, aumento del piso imponible para trabajadorxs alcanzados por este impuesto, reforma del monotributo y creación de un puente para contribuyentes excluidos, el nuevo consenso fiscal, digitalización de trámites y regímenes de información.

Comprendemos que la política tributaria debe estar enfocada en la recuperación y reconstrucción argentina, generando los recursos necesarios para hacer cumplir los derechos de cada argentinx, cada pyme, cada empresa sin necesidad de endeudamiento externo y con una justa redistribución de lo recaudado. No se trata de recaudar más sino estratégicamente y con solidaridad.

Como Comisión enfocaremos nuestro análisis en la coparticipación y federalismo fiscal, el presupuesto y el seguimiento de la deuda pública.

Propuestas de trabajo:

  • Producción de información a través de la utilización de las redes y plataformas de Casa Patria y Más Patria.

  • Realización de informes propositivos y de opinión acerca de temas de agenda pública.

  • Rondas de capacitación con los integrantes de la Comisión articulando con especialistas que formen parte de la toma de decisiones en la materia a tratar.

 

 

2. Democratización del comercio exterior.

La actividad de Comercio Exterior se vio muy desfavorecida en los últimos 4 años por las políticas de apertura de las importaciones y la desindustrialización de nuestra economía, que provocaron cierres de fábricas y PyMES en una proporción desmedida y preocupante que generó además pérdidas de mercados de exportación, sin mencionar los perjuicios en las fuentes laborales internas y el deterioro del mercado local.

Es necesario desarrollar nuevos instrumentos de reactivación de la economía como forma de generar empleo, mejorar la situación de las empresas sobrevivientes y crear oportunidades para las Pymes. Para poder concretar ese objetivo es imperioso hacer un análisis micro y macroeconómico de las medidas en el ámbito del comercio internacional, tendientes a lograr la reinserción de nuestra capacidad productiva exportable, tanto en las economías vecinas como poder llegar a otros mercados no explorados aún a fin de poder colocar también allí nuestras mercaderías.

Propuestas de Trabajo:

  • Lograr que el Comercio Exterior sea una herramienta fundamental para el desarrollo de la ciudad y la Región, con miras a la creación del empleo sustentable del sector y crecimiento de la economía, que posibilite una mejor calidad de los trabajadores del área de competencia.

  • Capacitar por fuera de la Comisión a fin de divulgar los conceptos básicos de Comercio Exterior, democratizando la información.

  • Dar a conocer las medidas en Materia de Comercio Exterior y Aduana, implementadas por los gobiernos nacionales y provinciales, mediante una comunicación eficiente y profesional de las mismas, tratando de contrarrestar la influencia mediática negativa al respecto.

 

 

3. Organización social del cuidado

La economía feminista plantea que la feminización de la pobreza es causada por dos estructuras de desigualdad que conviven y recaen sistemáticamente sobre las mujeres:

  • La división sexual del trabajo, que parte de una separación supuestamente “natural” de las tareas, basada en el género, se traduce en la sobrerrepresentación femenina en trabajos de servicios relacionados al hogar, como docencia, limpieza, cuidado y enfermería. A su vez, son trabajos desprestigiados socialmente, con bajos salarios, menor carga horaria y mayor informalidad. En ramas mejor pagas, las mujeres se chocan con la brecha salarial entre ambos géneros, o el famoso , que es la imposibilidad para acceder a cargos jerárquicos.

Existe también discriminación, violencia, acoso: a las mujeres menores de 40 años les siguen preguntando si desean ser madres en la primera entrevista laboral, pero no así a los hombres.
Es por eso que la pobreza por ingreso recae principalmente sobre mujeres, agravándose si es un hogar monoparental con hijxs, siendo esto muy frecuente.

  • El trabajo no remunerado, que está compuesto por tareas de cuidado de personas, trabajo doméstico y voluntariado. Recae generalmente sobre las mujeres y se mide en unidad de tiempo. Las canastas con las que se mide la pobreza consumen horas para ser transformadas por en alimento, por lo que lo que no llegan a manifestar la posibilidad de ser consumidas.

Surge entonces el indicador pobreza de tiempo. Si una persona al sumar su tiempo de trabajo remunerado y no remunerado, descanso y cuidado personal, supera las 24 horas, se considera que ese hogar es pobre de tiempo, sea o no pobre por ingreso. Existe una relación de condicionalidad, donde las mujeres en mejores condiciones económicas tienden a ser menos pobres de tiempo ya que pueden tercerizar el cuidado en el mercado. De todas formas, ser pobres les puede generar estrés, depresión, problemas alimenticios o del sueño, e imposibilitar el crecimiento laboral; mientras que, en las mujeres de bajos ingresos, la pobreza se materializa en la falta de acceso a la educación o a la salud por no tener el tiempo de ir a un hospital.

Muchas mujeres tienen que dejar la escuela para realizar tareas de cuidado en sus hogares, dejándolas sin experiencia laboral, estudios u oficios, perdiendo ventajas para insertarse laboralmente, lo que las convierte en pobres por tiempo y por ingreso. Durante la pandemia esta carga se multiplicó ya que se perdieron los espacios colectivos de cuidados.

Organización social del cuidado se refiere entonces, a la manera en que las familias, el Estado, el mercado y las organizaciones sociales, producen y distribuyen estas tareas. Se busca disminuir la brecha entre oferta y demanda de cuidados, a través de una correlación entre estos agentes y la incorporación de los hombres en esta coordinación. Es necesario un sistema integral que reemplace las actuales redes de cuidado que forman las mujeres haciendo grandes esfuerzos de coordinación.

Hasta el momento se ha logrado visibilizar la problemática, no solo como una cuestión de género, sino también como un problema social que reproduce desigualdades socioeconómicas.La urgencia en avanzar surge de la creciente incorporación de mujeres en lo laboral, sin serlo al mismo ritmo, la distribución equitativa de tareas dentro de los hogares.

Hasta el 2015, Argentina había aplicado novedosas políticas con perspectiva de género, como la jubilación para amas de casa, que reconocía el trabajo no remunerado, y el régimen de empleadas de casas particulares.


Durante el año 2020, a través de la Dirección de Economía y Género del Ministerio de Economía y el INDEC, se pudo medir por primera vez la participación del trabajo doméstico y de cuidados en el PBI, y se ha avanzado en múltiples medidas que visibilizan la desigualdad existente. Se realizó también el primer presupuesto nacional con perspectiva de género.

En la región se ha avanzado también en distintas medidas tales como: formación de cuidadorxs, otorgamientos de becas enfocadas en las primeras infancias (niñxs de 0 a 3 años), microcréditos a jardines de infantes para ampliar su estructura, banco de cuidadores voluntarios, redes locales de cuidado, teleasistencia con pulseras electrónicas para ancianxs, centros de día con perspectiva de cuidado, entre otras.

Propuestas de trabajo:

  • Visibilización de la temática de la organización social del cuidado, tanto hacia dentro de Casa Patria como hacia fuera.

  • Análisis de la presión tributaria con respecto a la perspectiva de género para medir el impacto en la división sexual del trabajo.

  • Análisis de las partidas presupuestarias con perspectiva de género.

  • Capacitar por fuera de la Comisión a fin de divulgar los conceptos básicos de Comercio Exterior, democratizando la información.

 
aaaaaaaaaaaaaaaa-04-04-04-04.jpg