Comisión de Economía Social

Coordinador

Oscar Luis Rosas

Integrantes

Fabián Liberotti.

Martín Gallastegui.

Gabina Sosa.

Silvia Beatriz Basualdo.

Alina Parcero.

Raúl Tallano.

Correo Electrónico: casapatriarosario@gmail.com

Diagnósticos y Desafíos 2021

Nadie discute ya sobre la alternativa de la economía social como potencial herramienta de desarrollo social y productivo. Quizás, por competencia, sí se la resista desde la otra mirada de la economía, desde una economía con fines de lucrativos, donde la maximización de la renta excluye o incluye poco al ser humano y mucho menos supone una mirada colectiva. Este avance tiene que ver con el posicionamiento alcanzado como movimiento en el territorio. No existen localidades en el ámbito de la provincia de Santa Fe donde no haya una mutual o cooperativa. De allí la necesidad de definir primero, qué es la economía social, para luego hacer un diagnóstico que nos permita entender que cuando hablamos de economía social, estamos hablando de lo mismo, de cooperativismo y mutualismo.

El otro punto a tener en cuenta, es no detenernos en lo hecho sino en lo que hay por hacer; y para eso establecer las claves para su desarrollo. Tanto cooperativas como mutuales, son consideradas instituciones necesarias en la mayoría de nuestras localidades, organizaciones que, para potenciarse, necesitan de una etapa superadora. En un mundo globalizado, con profundas transformaciones en las formas del trabajo, los cambios culturales y tecnológicos, estamos obligadxs a pensar en una integración, no solo entre figuras de un mismo movimiento, sino también entre quienes comparten los mismos principios filosóficos, pero distintos objetos. Esa integración y dentro de un sistema capitalista, debe ser económica. Aunar esfuerzos en recursos humanos y económicos es lo único que nos permitirá competir contra la voracidad del desmedido fin de lucro.

Sin bien este movimiento es autogestionario, es necesario el equilibrio con las otras fuerzas de la economía, y para ello, el acompañamiento del Estado. El sector sabe y debe revalorizarse, como así también visibilizar todas sus acciones, pero a su vez necesita de una transformación del Estado para acompañar su desarrollo.

La institucionalidad pública que proponemos debe servir para organizar la demanda ante tamaña concentración de riqueza, no solo desde la producción, sino desde la distribución y la comercialización, temas que a partir de aquí desarrollamos.

Definición y diagnóstico sobre territorio santafesino

La economía Social, también llamada economía solidaria, se refiere al conjunto de aquellas organizaciones de productores, consumidores, ahorristas, trabajadores, que se rigen por los principios de participación democrática en las decisiones, en la autonomía de la gestión y la primacía del ser humano sobre el capital. Las prácticas de estas organizaciones se circunscriben en una nueva racionalidad productiva, donde la solidaridad es el sostén del funcionamiento de las iniciativas. Se diferencia de la racionalidad capitalista que no es ni solidaria ni inclusiva y de la economía pública que no permite la posibilidad de autogestionarse.  A partir de esta definición, sin excluir a ninguna otra figura asociativa, debemos destacar el protagonismo del cooperativismo y del mutualismo en el desarrollo humano y productivo de la provincia de Santa Fe.

La provincia de Santa Fe tiene la particularidad de ser la provincia con mayor desarrollo del sector mutual y cooperativo del país, en proporción a la cantidad de habitantes. Cuenta con las dos capitales nacionales; Sunchales como capital nacional del cooperativismo; y Rosario como capital nacional del mutualismo.  Históricamente se emparentó al cooperativismo con la producción, aunque existen cooperativas de servicios; como las de servicios públicos (eléctricas, de telecomunicaciones, de agua, de gas) que ocupan un lugar en el territorio, donde el Estado o las empresas lucrativas no llegaron; las de producción que tuvieron su mayor desarrollo con la agricultura y la ganadería; y en los últimos años y, vinculadas a los momentos de mayores crisis económicas o modelos económicos, las llamadas cooperativas de trabajo irrumpieron en nuestra provincia como también en otras partes del país. Esto a grandes rasgos y de acuerdo al objeto social, todas hacen a la diversidad del movimiento cooperativo santafesino. 

Las mutuales emparentadas con los servicios, nacen para satisfacer necesidades vinculadas a la satisfacción de contingencias previsionales. Las más antiguas, como las de colectividades, agregaron a sus prestaciones actividades sociales y culturales; pero principalmente y mucho antes que el Estado y que los sindicatos intervinieran allá por mediados del siglo pasado, eran las que cubrían las demandas de salud.

Párrafo aparte y para internalizarnos en nuestros días, debemos destacar que el espacio que ocupó hasta la década de los ´80 el cooperativismo de crédito, fue ocupado por el mutualismo con el servicio de ahorro y préstamo. En los últimos 30 años el mutualismo se ha consolidado y crecido en mayores proporciones que el cooperativismo; y al punto tal, que, desde lo económico, se ha convertido en una pieza fundamental para el desarrollo de las economías locales y regionales de nuestra provincia.

En su rol con el Estado, el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), que tiene a cargo la promoción y fiscalización de cooperativas y mutuales, es el organismo competente del cual depende el reconocimiento de una mutual o cooperativa como persona jurídica. En los últimos años este organismo autárquico ha dejado de depender del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, para depender del Ministerio de Desarrollo Productivo; y con ello el cambio de una mirada que emparentaba a estos movimientos con el asistencialismo y lo colocaba en la marginalidad del sistema, para vincularlo con el trabajo y la producción. En nuestra provincia tanto cooperativa como mutual, se vinculan con la Secretaría de Desarrollo Territorial y Arraigo del Ministerios de Producción, Ciencia y Tecnología.

En lo organizativo y como movimientos, tanto el cooperativismo como el mutualismo, cuentan con estructuras de organización piramidal. Las entidades de primer grado, en el caso de las mutuales, asocian a personas físicas y jurídicas; y en el caso de las cooperativas, se asocian entre personas físicas. Las de segundo grado son llamadas federaciones y asocian en cada caso a cooperativas o a mutuales. En el caso de las cooperativas se organizan por objeto social; y en el caso de las mutuales, por territorio.

En la provincia de Santa Fe existen federaciones de cooperativas de trabajo, de servicios públicos; y estas a su vez, por cada tipo de servicio; y así otras con otros objetos sociales. En el caso del mutualismo, existen dos federaciones territoriales sin importar el objeto, una con sede en Rosario y otra con sede en Santa Fe Capital. Las de tercer grado asocian a federaciones; en el caso del cooperativismo, Cooperar y Coninagro; en el caso del mutualismo, CAM y CONAM; donde ambas federaciones santafesinas están adheridas a la primera.

Otra de las características de nuestra provincia, es que el desarrollo, tanto de cooperativas como de mutuales, está directamente relacionado a poblaciones, idiosincrasias, suelos, climas y sistemas de producción; observándose una mayor concentración hacia el centro sur y una mayor desconcentración hacia el norte provincial.

Por último y para finalizar con este diagnóstico, lo primero que hay que reconocer es que se cuenta con muchas instituciones ya consolidadas y autogestionarias, eso, por un lado; y por el otro, que también existen otras que necesitan de sus pares o del acompañamiento del estado, como es el caso de las cooperativas de trabajo.

Claves para el desarrollo

- Integración económica

Si bien la economía social se sustenta sobre el colectivismo, existe un obstáculo a vencer, que es romper con la individualidad institucional para trabajar sobre posibilidades ciertas de integración económica.

En nuestra provincia; y solo un dato, y a manera de ejemplo, sobre la región menos poblada y desarrollada, el centro norte, solamente desde el sector mutual y sin el cooperativismo; las entidades federadas (251 a diciembre de 2020), relevaron en su conjunto un patrimonio neto superior a los 17.000 millones de pesos y ayudas económicas a cobrar por más de 15.000 millones. Si consideramos que la región sur, con suelos más productivos e industrializada tiene mayor desarrollo; es de advertir que estas cifras se estarían elevando a números que oscilarían entre los 40.000 y 50.000 millones de pesos para toda la provincia.

¿Por qué hacemos hincapié en el sector mutual? Porque para lograr una mayor producción, crear trabajo y más inclusión se requiere de financiamiento, y no con el concepto de las entidades financieras con fines de lucro; sino con el concepto y accesibilidad de las entidades de la economía social. Dicho esto, es necesario que ese financiamiento no solo llegue al sector privado productivo sino también a otras entidades que forman parte del sector y que no cuentan con bienes de capital, ni con herramientas para el logro de sus objetivos.

Esa integración económica, también es necesario que sea acompañada por el Estado. Muchas veces vemos al estado invertir recursos en bienes de capital y otros conceptos, cuando en realidad se podría ampliar la base del impacto, complementando esos recursos con los de las organizaciones de la economía social, subsidiando solamente intereses o parte de esos intereses, porque el capital puede ser aportado por estas instituciones.

Sobre el tema cooperativas, lo mismo; muchas de ellas y sobre todo la de servicios públicos, necesitan de recursos para renovar bienes de prestación o expandirse en sus servicios. Qué decir de las de trabajo, que sin lugar a dudas son elementales en la obra pública, la construcción del hábitat, la producción de bienes, alimentos y todo lo necesario para el consumo popular.

La integración económica de todo este espacio es necesaria y el estado debe acompañar.

Revalorización y Visibilización

La revalorización del sector deberá partir primero desde las bases mismas de la economía social, construyendo colectivos, espacios que no solo involucren a cooperativas y mutuales, sino también a otras organizaciones sociales de bien público; acompañadas por el Estado, dándole el lugar que corresponde, permitiendo que se puedan realizar y organizar como comunidad.

Como lo expresamos al principio, la economía social ya no es más una actora de la marginalidad, es partícipe necesaria, entre otras cosas, en la conformación del PBI nacional; y en la provincia de Santa Fe, por el desarrollo que tiene, no puede ser obviada por el gobierno.

Institucionalidad Pública

Refiriéndonos solamente al ámbito de la provincia, la economía social tiene rango de secretaría; y es necesario cambiar este sistema. Creemos que resulta imperioso que adquiera rango ministerial; las razones ya fueron mencionadas en el diagnóstico.

La diversidad de objetos y servicios que se cumplen y se prestan, dan lugar a una compleja trama de actividades que interactúan interdisciplinariamente, y con ello transversalmente se relacionan con otras áreas de gobierno y de la comunidad.

Un ministerio le daría proyección y potencia. Los recursos que hoy se aportan desde el sector cooperativo y mutual, por los que hasta el momento se está en conflicto, por contradicciones con leyes de la nación, encontrarían una solución si se re-direccionarían en aportes específicos para la promoción y fiscalización del sector. 

Organización de la demanda contra la concentración económica

Así como planteamos lo de la integración económica, consideramos que la otra clave para el desarrollo de la economía social y defensa de los intereses de la comunidad, es organizar la demanda. Al sistema productivo, que en parte puede ser cooperativo, sumado a lo que aporten las PYMES nacionales, con el financiamiento de las mutuales, queda por agregarle la organización de la demanda. No solo y en especial las mutuales y en menor medida las cooperativas son organizadoras de demanda; sino también los sindicatos de trabajadores y organizaciones de profesionales.

aaaaaaaaaaaaaaaa-04-04-04-04.jpg