Comisión de Territorio, Hábitat y Vivienda

Pablo Marchesini.

Juan Alegre.

Sara Nakatsuka.

Silvina Pontoni.

Azul Colletti Morosano.

Julián Leguizamón

Nicolás Di Prinzio.

Correo Electrónico: habitat.casapatriaros@gmail.com

Consultoría de Hábitat: cons.habitat.casapatriaros@gmail.com

Para visitar la página web de la Consultoría de Hábitat CLICK AQUÍ

Diagnósticos y Desafíos 2021

Coordinadora

Ana Valderrama

Integrantes

Alexandra Beltramo.

Alejandra Buzaglo.

Guillermo Leonardis.

Horacio Furlán.

Humberto Cancela.

Julio Arias.

Adriana Osella.

Coordinadora

Ana Valderrama

Integrantes

Alexandra Beltramo.

Alejandra Buzaglo.

Guillermo Leonardis.

Horacio Furlán.

Humberto Cancela.

Julio Arias.

Adriana Osella.

Durante los últimos 20 años en Santa Fe, y en particular en Rosario, se ha llevado adelante una serie de políticas vinculadas a la planificación territorial, el hábitat y la vivienda que, en su conjunto, hubo pocos avances respecto a la democratización del acceso a bienes y servicios territoriales y urbanos para los sectores medios y bajos, excepto por las actuaciones llevadas adelante desde el Programa Abre.

La descoordinación de las diferentes estructuras del estado provincial y municipal vinculadas a la planificación del territorio (a veces incluso duplicadas), la ausencia del Estado provincial en la redistribución de los recursos territoriales y urbanos, y la falta de decisión política en el abordaje de las problemáticas vinculadas al hábitat de los sectores populares han dado como resultado un territorio metropolitano planificado por los sectores beneficiados por la especulación financiera de la renta urbana y rural y la cartelización de la obra pública.

Se reconoce una fragmentación del territorio donde los sectores populares son desplazados hacia las periferias, tierras del ferrocarril, áreas inundables, áreas sin infraestructura, servicios, equipamiento o conectividad.

Los sectores medios, afectados por la desregulación de los alquileres y del costo de la tierra urbana, migran hacia las localidades cercanas donde el valor de la tierra se torna accesible, pero las urbanizaciones resultan aisladas, con problemas de infraestructuras y servicios y sin proyecto integral, educativo, productivo y de salud que sustente asentamientos de esa magnitud.

Los sectores de más altos recursos, beneficiados por la desregulación y la distribución discrecional de la renta urbana, se asientan en urbanizaciones privadas o de convenios público-privados en las tierras más costosas de la ciudad, aun siendo estas de propiedad del estado.

 

El territorio rural y de urbanizaciones de menor porte presentan asimismo graves problemas ambientales vinculados a la especulación y desregulación: desmanejo de las cuencas y de los sistemas de drenaje, el deterioro del suelo producto del proceso creciente de mono cultivo, la consecuente disrupción de los ciclos de inundaciones, la contaminación ambiental, etc.

 

En las áreas urbanas es además crítica la demanda de suelo para disposición de residuos sólidos y la demanda de cobertura de servicios cloacales que se ubican por debajo de la media nacional. Asimismo, se verifican deficiencias en la infraestructura de conectividad tanto vial como ferroviaria, así como del sistema de transporte público a escala municipal y metropolitana.

 

Las operatorias nacionales de vivienda para sectores populares implementadas en los últimos años en Santa Fe han presentado un creciente desfinanciamiento y pérdida de calidad. La discontinuidad en Santa Fe del Plan Federal significó la desaparición de 160 cooperativas de trabajo y su reemplazo por programas de bajísima calidad arquitectónica e infraestructural.

 

En efecto, el proyecto de 4500 viviendas en Zona Cero en Rosario se fue desmembrando progresivamente; la llamada Canasta de Materiales con el Prototipo Universal se redujo progresivamente a un módulo mínimo y resultó en una propuesta que no llegó siquiera a resolver los problemas mínimos del habitar; el programa Mi tierra, mi Casa ofreció lotes con servicios en lugares con bajísimo nivel de conectividad y provisión de equipamientos públicos; las viviendas construidas con soluciones pre-fabricadas resultaron de mala calidad en términos de eficiencia energética, constructividad y habitabilidad.

 

Actualmente, desde el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación se vuelve a lanzar el Plan Procrear que, junto con el programa Casa Propia, constituyen programas dentro de los parámetros de calidad que debieran ser exigibles. En ellos se plantea pensar tejidos completos, heterogéneos, plurales, de calidad estética y ambiental, incluyendo todas las infra-estructuras necesarias para la vida, el trabajo, el estudio y la recreación y prototipos de viviendas dignas, con calidad constructiva, espacial y estética. Estos dos programas en articulación con el Plan de Suelo Urbano del mismo Ministerio y el Programa de Integración Socio-Urbana de Barrios Populares del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y los financiamientos diversos para la construcción de infraestructuras (viaria, de servicios, de equipamientos) rurales y urbanas, prometen un panorama promisorio para los próximos años.

 

Dimensión del déficit habitacional cuantitativo en Santa Fe

  • Déficit habitacional cuantitativo:

1. Déficit habitacional Argentina S/RENABAP: 4 MILLONES

2. Déficit habitacional Santa Fe S/RENABAP: 130.000 (4% del déficit país)

3. Déficit habitacional AMRosario S/RENABAP: 50.000 (1.2% del déficit país)

  • Cantidad de viviendas financiadas por el Estado durante gobiernos populares:

  • Juan Domingo Perón 500.000 en 10 años = 50 mil por año en contexto de 14 millones de hab.

  • Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner: 1,2 MILLONES en 12 años = 100 mil por año en contexto de 30 millones de hab. (Procrear 50.000, Plan Federal 50.000), la misma cantidad la construyó el sector privado.

En Santa Fe el déficit habitacional llega a 130.000 viviendas asentadas en 333 barrios populares. En Rosario, el déficit se incrementó de 20.000 a 50.000 en los últimos 20 años, mientras que en el mismo período se construyeron 50.000 viviendas para renta en el centro de la ciudad, quedando un gran porcentaje de ellas en desuso.

Se estima que, en el contexto actual de 45 millones de habitantes, y, siguiendo la tasa de construcción de vivienda financiada por el estado en las gestiones de gobiernos populares, se deberían construir en Argentina 300 mil viviendas por año (7.5% del déficit habitacional) de los cuales 100 mil debieran ser de tipo Procrear (con recuperación de la inversión por parte del Estado), 100 mil de tipo Plan Federal (sin recuperación) y 100 mil construidas por el sector privado. Trasladando porcentajes, de las 300 mil viviendas para Argentina, en Santa Fe debiéramos construir 12 mil viviendas por año durante 15 años: 4.000 viviendas de gestión estatal con recuperación, 4000 de integración socio-urbana y 4.000 viviendas por el sector privado.

El Presidente Alberto Fernández lanzó recientemente la construcción de 265 mil soluciones habitacionales para Argentina (88 mil viviendas por año con continuidad durante 3 años en programas Procrear 2 y Casa Propia), además de la generación de 20 mil lotes con servicios financiados con el Programa Nacional de Suelo Urbano y 24mil créditos para la construcción. Asimismo, a través de la Secretaría de Integración Socio Urbana del Ministerio de Desarrollo Social se prevé 56 mil millones de pesos provenientes del “impuesto solidario” para la urbanización y mejoras de barrios populares. El Ministro Ferraresi anunció recientemente la construcción de 4.000 viviendas en la provincia de Santa Fe (sin contar Rosario) en 2021 con programa Casa Propia, y el Ministerio de Desarrollo Social, a través de la Secretaría de Integración Socio-urbana, se encuentra avanzando en los barrios relevados por el RENABAP.

Dimensión del Déficit Habitacional cuantitativo en el Área Metropolitana Rosario

Tomando los parámetros arriba explicitados, los expertos del Frente de Todos estiman que se debieran construir por año un 7,5% del déficit habitacional para cubrir la demanda total.

 

  • En el área Metropolitana de Rosario se debieran construir 4.000 viviendas por año durante 15 años, de las cuales 2.500 debieran ser financiadas por el estado y 1.500 construidas por el sector privado

  • El presupuesto por solución habitacional se estima en $4.200.000, lo que implica una disponibilidad presupuestaria del Estado de 10.500 millones de pesos anuales

  • El financiamiento podría derivarse en parte, de las plusvalías generadas por mayor aprovechamiento urbanístico en convenios público-privados y por la recaudación impositiva extra que generan

  • Cantidad de suelo (por año) necesario en viviendas de densidad variada mixta: 20 has. (suponiendo 120 viviendas por ha.)

  • Disponibilidad de tierras del Estado solo en la ciudad de Rosario: al menos 40has.

 

Durante el año 2019 la Comisión de Hábitat de Casa Patria Rosario participó de los Encuentros de los Equipos Técnicos del Frente de Todos donde se establecieron los siguientes Once Puntos para un Acuerdo Nacional referido al hábitat:

  1. Regionalización, municipalización e integración de la política habitacional con participación social que garantice la transparencia.

  2. Acuerdos sectoriales abiertos para el Hábitat y Vivienda con participación ciudadana.

  3. Obras y acciones prioritarias en los barrios populares.

  4. Tarifas de servicios y transportes accesibles, pesificados, y revisados integralmente.

  5. Compromiso de reversión integral de la operatoria con los deudores Hipotecarios UVA.

  6. Reactivación de obras viviendas e infraestructura.

  7. Promoción de créditos para ampliación y terminación.

  8. Puesta en función social de las tierras y bienes del Estado.

  9. Contención de la población en situación de calle.

  10. Alquiler protegido, servicios y subsidios especiales para población específica y adultos mayores.

  11. Planeamiento y programación de las acciones

 

  • Enfoque para resolver el problema:

    • Ciudad como derecho humano.

    • Cultura de las infraestructuras.

    • Resiliencia.

    • Perspectiva de género.

    • Activación productiva del territorio.

    • Arraigo y equidad espacial.

    • Redistribución equitativa de las plusvalías.

    • Concepto de vivienda digna.

    • Mixtura urbana y reducción de procesos de gentrificación.

 

  • Bases para un Plan Estratégico Territorial de Santa Fe:

    • Abordar la problemática del hábitat en forma integral y no segmentada, entendiendo el territorio como un todo que necesariamente debe funcionar de manera coordinada.

    • Favorecer las políticas de arraigo:

  1. Activación productiva de los territorios: superar la primarización económica y alcanzar mayores niveles de diversificación e industrialización. Fortalecer el abastecimiento alimentario de cercanía. Incrementar servicios sociales y culturales, industrias, turismo (ecológico, cultural).

  2. Conformación de Nuevas centralidades. Generación de polos de desarrollo que superen la mera urbanización residencial.

  3. Creación o concreción de Equipamientos comunitarios que resuelvan las demandas sociales, favoreciendo el uso del espacio compartido de escala vecinal.

  4. Creación de circuitos turísticos que pongan en valor cualidades naturales y registros antrópicos históricos favoreciendo el desarrollo de las comunidades locales. Ej. Corredor de municipios y comunas sobre Río Paraná.

  5. Fortalecimiento de la vivienda rural

  • Entender la movilidad como un problema de escala urbano-territorial:

    • Mejora de la conectividad. Ampliación de la infraestructura vial, aeroportuaria y ferroviaria. Mejora de la red viaria rural.

    • Resolver el problema de la masividad en el transporte público, a través de la coordinación modal entre los trenes metropolitanos, líneas urbanas troncales y barriales de colectivos, garantizando un funcionamiento eficiente y sostenible que compita de igual a igual con la comodidad del automóvil.

    • Promover circuitos que favorezcan la movilidad activa como medio de transporte de escala barrial.

  • Modificar los códigos urbanos y normativas a fin de controlar la dirección, intensidad y extensión de las expansiones urbanas y migraciones, reduciendo la presión sobre las áreas periurbanas, y creando nuevos corredores que favorezcan la inversión privada, la activación productiva y los centros comerciales en los barrios populares.

  • Establecer mecanismos de gestión de suelo para atender demandas de vivienda, servicios urbanos, movilidad y producción, captando plusvalía urbana y rural generada por obras de infraestructura para redistribuir en inversiones que contribuyan a la mejora general del hábitat popular y la distribución espacial equilibrada de la población rural y urbana, así como la producción y la logística. Utilizar todas las herramientas legales del estado para tal fin, incluso la expropiación de suelo.

  • Racionalizar y monitorear permanentemente la integridad de las funciones de los servicios ambientales.

    • Ciudades Resilientes. Atención a temas tales como la reducción de las emisiones, el incremento la permeabilidad del suelo, la preservación de los márgenes de los arroyos, humedales y flora y fauna nativa, mejorar la relación entre la cantidad y la distribución de los espacios públicos, aumentar los niveles captura de carbono mediante la planificación estratégica del arbolado público, perfeccionar todo el sistema de procesamiento y disposición de los residuos sólidos urbanos, así como la adecuación de los procesos industriales (reducción del consumo de agua, energía y recursos naturales, reducir la generación de residuos y la contaminación), asegurar condiciones de equidad espacial para los sectores populares, optimizar el manejo sostenible de potenciales areas de reserva natural, ensayar la utilización de tecnologías constructivas no tradicionales e impulsar el empleo de dispositivos para la generación y captación de energías alternativas en las operatorias de vivienda pública.

    • Mapa de residuos urbanos. Relevamiento georreferenciado, catalogación y aplicación digital para la gestión de residuos sólidos producidos por las industrias del cordón industrial del Área Metropolitana de Rosario. Políticas integrales de logística de los desechos industriales. Economía circular. eliminación de basurales clandestinos.Estrategia de separación en origen, recuperación y aplicación de valor agregado de residuos.

    • Planificación por cuencas. El principal factor de análisis y determinante de la factibilidad y la forma de antropización (urbana y rural) del territorio pampeano es la dinámica de las cuencas hídricas. Es necesario contar con estudios y modelos matemáticos en todo el territorio del Área Metropolitana de Rosario.

    • Áreas periurbanas. Son potenciales áreas de buffer ecológico y al mismo tiempo potenciales lugares de producción agroecológica que puedan asegurar la soberanía alimentaria de calidad y el comercio de cercanía que redundaría en la reducción del costo de los alimentos y de las emisiones de carbono.

  • Integrar los barrios populares mediante intervenciones integrales catalizadoras de lo comunitario, de la vida social y colectiva, rearticuladoras del territorio y potenciadoras de las identidades locales. Se deberá, además re-activar la economía a partir de la recuperación y creación de nuevas cooperativas de economías populares y de la construcción para la ejecución de los proyectos

    • Programa de Viviendas en Emergencia Hídrica con mejoramiento y/o relocalización de unidades.

    • Programa de construcción de centros de convivencia y activación comunitaria: merenderos, bibliotecas populares, capillas, centros deportivos, centros culturales, consultorías, equipamientos para la economía popular (huertas comunitarias, mercados, panificadoras), centros de formación en oficios e incubadoras de pyme (innovación tecnológica, reciclado de materiales inorgánicos, eficiencia energética, oficios de la construcción), centros de cuidado de la niñez y la ancianidad, centros de día para víctimas de trata.

    • Programa de mejoramiento de los espacios públicos y de infraestructuras deficitarias.

    • Programa de Consultorías Gratuitas Multidisciplinarias y monitoreo permanente de los asentamientos (relevamientos y encuestas, solución de problemas cotidianos).

    • Programa de Capacitación permanente a cooperativas para el impulso de economías solidarias.

  • Entender la construcción de viviendas como herramienta de activación productiva. Para ello se plantea una segmentación de sectores productivos de acuerdo a la capacidad instalada con programas diversos

    • Programa de construcción de vivienda nueva por densificación del tejido existente (construcción por cooperativas)

    • Programa de construcción de Polos de Desarrollo con urbanizaciones nuevas en áreas mayores a 5.000m2, (grandes empresas y pymes)

    • Programas de construcción de conjuntos de “vivienda protegida” de propiedad del Estado para alquilar a sectores populares en áreas de reserva (pymes)

    • Programas de construcción de viviendas de relocalización derivadas del programa de mejoramiento de barrios populares (cooperativas)

    • Programa de mejoramiento de viviendas existentes. Rehabilitación y mantenimiento de los conjuntos, adecuación a los estándares de eficiencia energética.

  • Otros instrumentos necesarios para la efectiva implementación del derecho a la ciudad:

    • Revisión de operatorias Público-Privadas en tierras del estado y áreas de reserva.

    • Creación de un Programa de promoción y financiamiento para el desarrollo de procesos autogestivos de Producción Social del Hábitat.

    • Promoción del desarrollo científico y técnico y formación en oficios para la construcción de prototipos de vivienda por construcción liviana que hagan un aporte en términos de eficiencia energética y rapidez en la construcción. Promoción de la industria maderera y el ajuste a los standares internacionales.

 
aaaaaaaaaaaaaaaa-04-04-04-04.jpg